El tribunal que analiza la causa en la que se investigó en primera instancia el atentado a la AMIA recibió el testimonio de un ex agente de la entonces Secretaría de Inteligencia del Estado (SIDE), cuya declaración no trascendió. Así, este proceso judicial se acerca a sus instancias finales.

Se reanudó el juicio por el encubrimiento del atentado a la AMIA, con la presencia de un importante ex agente de la vieja Secretaría de Inteligencia del Estado (SIDE), quien declaró en calidad de testigo.

Por disposición del Tribunal Oral Federal 2, las audiencias en las que declaran testigos vinculados tanto en el presente como anteriormente con la ahora llamada Agencia Federal de Inteligencia, se realizan sin la presencia de público general y el contenido no puede difundirse.

En este caso particular, se trata de un conocido ex espía que participó activamente de la investigación del atentado a la AMIA. En este sentido, y por la cantidad de información que el testigo tenía para aportar al juicio, su declaración duró dos audiencias completas en las que respondió preguntas de todas las partes.

Cabe recordar que la causa tiene entre los imputados al entonces titular de la SIDE, Hugo Anzorreguy y a los ex agentes Patricio Finnen y Juan Anchézar, a quienes se les imputa haber participado del pago ilegal a Carlos Telleldín para que vinculara en una declaración falsa a policías bonaerenses con el ataque a la mutual judía, ocurrido el 18 de julio de 1994.

También están acusados el entonces presidente Carlos Menem, el ex juez de la causa (ya destituido) Juan José Galeano, los ex fiscales Eamon Mullen y José Barbaccia y el comisario Jorge Palacios, entre otros.

Por último, a partir de lo declarado por este testigo, la fiscalía pidió se realice un careo con otro ex agente de inteligencia de alto rango para vislumbrar así ciertas contradicciones entre ambos relatos.

La fuente, a resguardo

Sobre el final, cuando se retiró el ex espía, los jueces contestaron a un planteo de hace varios meses, en el cual se pedía que el periodista Román Lejtman revelara el nombre de un funcionario del menemismo que, según declaró en el juicio, le ofreció dinero para que escribiera un libro sobre la causa guionado por el gobierno menemista.

El Tribunal anunció que no le pediría a Lejtman que dijera el nombre del funcionario ya que, tal como había mencionado el periodista, la persona colaboraba como fuente de información y debe resguardarse. Además, explicaron, no consideran necesario para este juicio conocer su nombre.

La próxima semana está citado como testigo otro empleado de la vieja SIDE y, según anunciaron los jueces, comenzarán a recibir declaraciones indagatorias a aquellos acusados que deseen ampliarlas.