Un careo entre el expresidente de la DAIA y un periodista

Rubén Beraja y Raúl Kollmann confrontaron en el juicio por las irregularidades en la causa AMIA. Lo había pedido la defensa del extitular de la entidad para desmentir al periodista, que ratificó su declaración.

El Tribunal Oral Federal 2 continuó  con el juicio que investiga las irregularidades en la causa por el atentado a la AMIA. Por la mañana se presentó a declarar un exagente de la SIDE, cuyo nombre y testimonio no pueden publicarse, en línea con la legislación vigente y lo resuelto por los jueces.  El público pudo ingresar a la sala recién por la tarde, cuando el ex presidente de la DAIA, Rubén Beraja, acusado de participar en el encubrimiento del atentado, se presentó a un careo pedido por su defensa. El objetivo era probar que los dichos -semanas atrás- del testigo Raúl Kollmann, periodista de Página/12, eran falsos.

Luego de que la jueza que presidió la sesión -Karina Perilli- permitiera el ingreso del periodista, se leyeron las contradicciones que surgieron de ambas declaraciones. En su momento, Kollmann contó que el expresidente de la DAIA le dijo, en una reunión que tuvieron a solas en el Banco Mayo, que “a Menem había que pedirle disculpas” porque la comunidad había perjudicado al entonces presidente. Beraja, que amplió su declaración indagatoria a fines de septiembre, desmintió categóricamente a Kollmann y pidió el careo.

“Por supuesto que ratificó lo que dije en mi declaración”, comenzó el periodista de Página/12. “Recuerdo la frase de Beraja y también mi respuesta”, siguió. Y recordó que la conversación fue “a fines de 1997”.

“Eran muchos los que estaban enojados con la actitud de la DAIA respecto a la investigación del atentado y al reclamo de justicia. Tras el acto en el que los familiares denunciaron las irregularidades en la investigación y la responsabilidad del gobierno de Menem, Beraja y Oscar Hansman (entonces presidente de la AMIA) fueron a pedir disculpas a la Casa Rosada”, contó Kollmann.

El recuerdo de la reunión

Beraja tomó luego la palabra y dijo: “Esa conversación jamás existió, por lo que no me deja más remedio que acusarlo de mentiroso”. Contra eso, el testigo contó, con el mayor detalle que su memoria le permitió, sobre aquel día en el Banco Mayo. “No recuerdo el piso del edificio pero era alto. Yo estaba esperando en una sala a que Beraja me reciba y estaba su vocera. Incluso recuerdo que hubo un llamado de otro periodista”.

El momento caliente se dio cuando el imputado Beraja acusó al testigo de no pertenecer a la comunidad judía: “Él se planta como si perteneciera a la comunidad. Es judío, pero no de la comunidad”, expresó, nervioso.

Beraja fue interrumpido por la jueza, que le dio la palabra a Kollmann para le contestara, previo a dar por concluida la audiencia. “Sí, soy integrante de la comunidad y él no tiene derecho a decir quién es parte y quién no de ella”, concluyó el periodista y se retiraron ambos.

Para la próxima audiencia está prevista la ampliación de la declaración indagatoria del ex fiscal de la causa AMIA, Eamon Mullen.