Camino a los alegatos, última audiencia antes de la feria

El ex juez Juan José Galeano continuó su declaración ante el tribunal pero no la terminó, y podría extenderla por dos jornadas más. Sobre las acusaciones en su contra, sostuvo que “nadie le indicó a Telleldín qué decir”.

Previo a la feria judicial, la última audiencia del juicio donde se investigan las irregularidades cometidas en la investigación de la causa AMIA y que tiene entre sus acusados al ex presidente Carlos Menem, al entonces juez instructor del caso Juan José Galeano, y a quien era el jefe de la Secretaría de Inteligencia, Hugo Anzorreguy, siguió el mismo curso que las semanas previas: el ex magistrado cerró la primera mitad de año del proceso oral y público que comenzó en agosto de 2015.

Tras la feria, según adelantó el imputado, continuará ampliando su declaración indagatoria durante, al menos, dos jornadas más. Luego, el Tribunal Oral Federal 2 tiene prevista la recepción de otras declaraciones indagatorias y tras ello la etapa de alegatos finales.

Juan José Galeano viene intentando responder a cada una de las acusaciones que las querellas y la fiscalía presentaron en su contra por su presunta participación en el encubrimiento y desvío de la investigación del atentado a la mutual judía.

“Les ha mentido en la cara”

En ese camino, retomó primero su exposición del lunes pasado y se refirió directamente a la declaración indagatoria que le tomó el 5 de julio de 1996 a Carlos Telleldín, último tenedor conocido de la camioneta Trafic que explotó en la AMIA.

Esa requisitoria, contó Galeano, comenzó tal como se había acordado: se citó a Telleldín al juzgado y esperaron a que ingresara un agente de inteligencia que le entregó al acusado un teléfono celular. Del otro lado de la línea estaba su pareja, Ana Boragni, confirmándole que había recibido el pago de 400 mil dólares, operación de la que se encargó la SIDE.

Tras el cumplimiento de la exigencia de Telleldín, según Galeano justificada por la necesidad de protección a la familia, comenzó la declaración indagatoria que se grabó con una cámara oculta.

Ahí Galeano frenó la lectura de su declaración, miró a los jueces y expresó: “No había una declaración preparada. Fue Telleldín quien señaló a los policías. Nadie le indicó qué decir”, como sostienen los acusadores y varios de los testigos, como Claudio Lifschitz, quien trabajaba en su momento como secretario del juzgado. “Él les ha mentido en la cara”.

E interpeló directamente al tribunal: “Le pido a los jueces que vean la verdad. Esta imputación en mi contra es una mentira. Espero que abramos los ojos”.

A continuación, el exjuez instructor mostró en pantalla una serie de diapositivas que probarían de la culpabilidad de los policías bonaerenses, a quienes mandó a juicio y terminaron absueltos en 2004.

Sin embargo, en esa presentación ahondó más en las extorsiones que los agentes bonaerenses le hicieron a Telleldín por el negociado de los autos robados, que en la supuesta entrega de la Trafic a los efectivos. “Frente a toda la prueba que les acabo de mostrar ¿siguen sosteniendo lo mismo?”, retorizó con la mirada fija en el sector donde se sientan fiscales y querellas.

Por último, Galeano mencionó al ex jefe de la SIDE, Hugo Anzorreguy, imputado también en este juicio y le quitó toda responsabilidad. “Si yo no sabía que la declaración de Telleldín era falsa, menos lo sabía Anzorreguy”.

Justamente este jueves, el entonces secretario participó de un peritaje médico pedido por su defensa con el fin de que se lo declare incapaz de permanecer en el juicio.