Camino a garantizar el acceso a la lectura de personas ciegas

Argentina podría implementar pronto el Tratado de Marrakech, un instrumento internacional que facilita el intercambio de obras accesibles entre países. Organizaciones que producen estos libros se reunieron esta semana, en el marco del Plan Nacional de Discapacidad, para empezar a trabajar por ese objetivo.

La articulación con organizaciones de la sociedad civil es uno de los puntos a tener en cuenta cuando el objetivo final es llegar a más personas. Esta semana la vicepresidenta de la Nación, Gabriela Michetti, y principal referente del Plan Nacional de Discapacidad, se reunió con Pablo Lecuona, presidente de la asociación Tiflonexos – biblioteca Tiflolibros, una organización que trabaja en el campo de la discapacidad visual con el objetivo de lograr publicaciones accesibles.

El encuentro se dio en el marco de la filmación que un equipo de televisión de las Naciones Unidas está elaborando y que abordará, a partir de la experiencia de Tiflolibros, las temáticas de la discapacidad y el acceso a la lectura, así como el rol que juega la implementación efectiva de la legislación internacional.

Se trata, puntualmente, de la implementación del Tratado de Marrakech, un instrumento internacional que facilita el intercambio de obras accesibles entre países y establece excepciones a los derechos de autor que facilitan la producción, y al que la Argentina adhiere.

Lecuona explicó que este tipo de reuniones permiten pensar “en generar políticas en torno al acceso a la lectura y más hoy, que se está impulsando un plan nacional de discapacidad”. Y recordó que Argentina “tiene varias instituciones que hacen esfuerzos para producir materiales que se hacen a pulmón”, y que “trabajar con el Estado permitiría brindar acceso a la lectura a más gente”.

Foto: Tiflonexos
Tiflolibros

Entre las instituciones que trabajan en la producción de este tipo de materiales se encuentran, además de Tiflonexos, la Editora Nacional Braille, la Biblioteca Argentina para Ciegos y el Centro de Copistas Santa Rosa de Lima.

“En todo el país tenemos organizaciones que hacen bastante trabajo pero, sin embargo, llegamos a menos del uno por ciento de las personas con discapacidad”, destaca Lecuona y remarca que la prioridad es elucidar “cómo hacer eso mucho más amplio”.

Cabe recordar que nuestro país cuenta hoy con una ley que está en sintonía con este instrumento legal y que permite a organizaciones y entidades autorizadas generar adecuaciones de textos para las personas con dificultades de acceso a la lectura convencional.

Otro de los que participó de esta reunión fue el Director Nacional de Derechos de Autor del Ministerio de Justicia, Gustavo Schotz. En las próximas semanas, junto con la Dirección, se elaborará una la propuesta de ley para la implementación del Tratado de Marrakech.