Cambio “social y cultural” para combatir al narcotráfico

El ministro de Justicia, Germán Garavano, anunció que la cartera enviará al Congreso una serie de proyectos que buscan combatir el tráfico de drogas pero sin poner el acento en el “abordaje represivo”.

La afirmación se produjo en el marco de un encuentro organizado por la Cámara de Diputados y la Organización de las Naciones Unidas (ONU), en la que el ministro explicó que la propuesta consiste en generar un cambio “social y cultural”, sin poner énfasis en el aspecto represivo.

En estos términos, el funcionario aseguró que estas iniciativas buscarán crear una “política de Estado”, para que se pueda dar una respuesta rápida frente a los casos de este tipo que se presenten ante la Justicia.

En el encuentro también se dejó entrever la posición de nuestro país ante la próxima asamblea general de la ONU en relación a las drogas, uno de los ejes centrales de las discusiones que se llevarán a cabo en esa instancia.

Garavano también afirmó que “las fuerzas de seguridad están más acostumbradas a trabajar de un modo reactivo y no abordan el problema en su conjunto”, y en este sentido, añadió que buscará que esta clase de hechos sean considerados como “delitos complejos”.

Los delitos complejos son aquellos que involucran dos o más delitos dentro de un mismo caso o hecho, una situación más que normal en todas las causas relativas al tráfico de droga. La forma de abordar estas situaciones en términos judiciales puede variar, y en algunos países como España, se toma al delito más grave como el que define la pena sobre toda la situación.

El titular de la cartera de Justicia también adelantó que uno de los proyectos buscará “desdoblar los juzgados penales del interior del país y que las secretarías penales tengan un único juez y haya un juez ocupándose del tema penal, que se focalice en los delitos federales, especialmente en el narcotráfico”.

Entre los proyectos se cuentan el nombramiento de una decena de jueces de instrucción especializados en narcotráfico.

Del encuentro además participó la canciller argentina, Susana Malcorra, quien también opinó que “los derechos humanos tienen que estar en el centro de lo que se haga” en relación al abordaje de los delitos de narcotráfico.

La funcionaria señaló que “como región estamos bastante aislando de este flagelo del extremismo violento, de alguna manera estamos vinculado porque estamos siendo el sostén de financiamiento. Es un riesgo muy alto que se agrega a la complejidad del tema de la droga”.