Su impulsor, un juez del fuero Civil y Comercial de Santiago del Estero, enfatizó que se trata de un “método alternativo de resolución” de conflictos, es decir, una mediación. No inhabilitaría el reclamo en la Justicia ordinaria pero promovería la reducción de los largos litigios actuales.

Un proyecto para crear un tribunal arbitral deportivo, el DEPOARB, que tendría la función de regular los conflictos vinculados al deporte en el país fue presentado ante el Programa Nacional de Derecho Privado, perteneciente al Ministerio de Justicia y Derechos Humanos de la Nación, para su análisis.

Con el DEPOARB se procuraría dotar a un Tribunal de profesionales capacitados en la materia, tanto dentro como fuera del Derecho, para su administración y, también, el desarrollo de su faz académica, formativa y preventiva.

La mayoría de los estatutos de las federaciones deportivas desaconsejan que sus afiliadas y afiliados vayan a la Justicia ordinaria ante una controversia de juego. Algunos, incluso, directamente lo prohíben, y si alguna entidad lo hace, llegan las suspensiones.

Sin embargo, hace tiempo existe un debate de doctrina entre los que piensan que entidades como la FIFA tienen sus estatutos y sus asociados sólo los pueden acatar, y los que sostienen que el acceso a la Justicia es un derecho fundamental que no se le puede negar a nadie.

Entre estos se encuentra el doctor José Jozami, abogado, juez en lo Civil y Comercial de Santiago del Estero y periodista deportivo durante 20 años, que fue quien presentó el escrito de unas 50 páginas, con documentación y argumentos para exponer la necesidad del nuevo tribunal ante el Programa Nacional de Derecho Privado.

Se trataría de un organismo de carácter extrajudicial que a través de los métodos alternativos de resolución de conflictos, buscaría soluciones efectivas para evita llevar a la justicia ordinaria los conflictos que se presentan en el deporte, aunque no privaría al ciudadano de su derecho fundamental a concurrir a ella.

“Es algo que ya existe en varios países. Brasil lo tiene como un tribunal jurisdiccional, o sea como un fuero, como el Penal, Civil o Laboral; en este caso sería el fuero Deportivo, con una corte, cámaras y un juzgado”, describe Jozami.

“España y varias naciones europeas, tiene un tribunal arbitral, que es una especie de justicia privada, un método alternativo de resolución de conflictos. Como sucede en la Bolsa de Comercio, por ejemplo. A ese estilo de tribunal apuntamos con nuestro proyecto”.

Sistema multipuertas

El elegido para ser llevado adelante en esta presentación de Tribunal Arbitral Deportivo es el sistema que los españoles llaman Multipuertas (Multisteps, en inglés: muchos pasos), que se origina a través de una negociación, una mediación, y luego en caso de no llegar a un acuerdo, un arbitraje.

“El Ministerio nos aportó algunas ideas muy buenas, como la de, primero, organizar un digesto jurídico, crear, remover y rever todo de la legislación deportiva en la Argentina. Y dar cursos, conferencias sobre la materia, propiciar que este sistema pueda salir de la forma presentada. Es decir, ya sea primero a través de una negociación o mediación o arbitraje, y en el caso que no quede conforme, poder recurrir de dos maneras: a los tribunales deportivos internacionales (el TAS –Tribunal Arbitral du Sports-, en Suiza) o bien a la justicia ordinaria”, describió Jozami, que además es miembro del Tribunal de Disciplina de la Asociación del Fútbol Argentino y es mediador jurídico.

El DEPOARB abarcaría todo lo que tiene que ver con el derecho civil, como contratos, locaciones; temas laborales, clausulas penales y de rescisión de contrato, violencia en canchas, entre hinchas y deportistas, entre otras cosas.

Al tratarse de un sistema de justicia “privada” sería arancelado, y la propuesta incluye su funcionamiento en la Secretaría de Deportes en el CENARD (Centro Nacional de Alto Rendimiento Deportivo), en el Comité Olímpico Argentino o un lugar enteramente privado, bajo la supervisión de estas dos entidades rectoras del deporte argentino.