Patricia Bermejo, jueza de Cámara Civil y Comercial en La Plata

Brindar el mejor servicio de justicia para las contiendas de familia

Es una tendencia mundial, desde hace ya varias décadas, el compromiso en brindar el mejor servicio de justicia posible para dirimir las contiendas de familia. Nuestro país no ha sido ajeno a ese movimiento y muchas de las jurisdicciones locales ya cuentan no sólo con un órgano abocado a estas materias sino también con un proceso especial propio.

En el ámbito de la Justicia nacional, los juzgados civiles para las cuestiones extrapatrimoniales, dedicados a resolver esta suerte de contiendas, aplican en su funcionamiento al Código Procesal Civil y Comercial de la Nación. Es por ello que el Ministerio de Justicia y Derechos Humanos de la Nación, bajo la dirección de la titular del Programa Nacional de Coordinación General de Derecho Privado, Agustina Díaz Cordero, convocó a una Mesa de Trabajo para elaborar un proyecto creador de este instrumento nuevo.

En el mismo sentido que las Bases para la reforma de aquel Código Procesal, existe acuerdo en implementar un proceso por audiencias, oral y que asegure la inmediación del juez con las partes.

Se prevé incorporar un listado de principios, algunos de los cuales son comunes al Código Civil y Comercial. Entre otros, se encuentran la tutela judicial efectiva, la flexibilidad y adaptación de las formas procesales, el de gratuidad, la resolución consensuada de los litigios, considerar la proyección de la solución, ponderar el ‘interés superior del niño’ y el ‘interés familiar’, la participación procesal del niño, niña y adolescente y de personas con capacidad restringida y su derecho a ser oídos -con ajustes razonables-, la especialidad y cooperación interdisciplinaria, la oficiosidad, el rol y dirección del juez, la doble instancia, la inmediación, la comunicación judicial y el uso de un repertorio comunicacional que permita la comprensión plena por todos los participantes.

En cuanto a asegurar la inmediación, en lo referido a la competencia por el territorio, una de las novedades es que en la hipótesis de remitir las actuaciones por el cambio del centro de vida del niño, niña o adolescente (artículo 716 del CCCN), se le envíen al juez, tanto las principales originales como las conexas vinculadas, no sólo la peticionada. De tal manera, se facilitaría la intervención en la causa requerida y en todas las otras que puedan ser marco de potenciales reclamos. La misma solución se propone para el supuesto de cambio de lugar de vida o de internación -si fuera el caso- de la persona con capacidad restringida o el incapaz.

También, previo a que el juez se desprenda de la causa para remitirla al nuevo magistrado (conf. artículo 716, CCCN), deberá disponer las medidas necesarias para evitar un estado de desprotección de los derechos.

Se proponen cuatro tipo de procesos: a) uno ordinario por audiencias, b)uno de justicia inmediata y de mayor celeridad, c)especiales, para aquellas materias que justifiquen un proceso adaptado y d)uno incidental. En el caso del proceso ordinario por audiencias, luego de un intento de autocomposición del litigio, ya en la etapa contradictoria, el marco general consistirá en una audiencia preliminar y una de vista de causa.

Los actos postulatorios -demanda y contestación- serán por escrito, al igual que las excepciones que se interpondrán junto con la contestación de la demanda. Estas se resolverán, de regla, previo de la audiencia preliminar, salvo que -en forma fundada- el juez disponga hacerlo antes. Su decisión podrá apelarse, pero la interposición del recurso no suspenderá la audiencia, salvo que ese pronunciamiento ponga fin al proceso o se declare la incompetencia y se remita a otro órgano.

Hay reglas comunes a ambas audiencias, por ejemplo, las actividades anteriores son de oficio (citar a las partes, subsanar los defectos procesales para su tramitación regular) y serán orales y con inmediación plena, no dejándose la opción al magistrado de otra forma de realización. Asimismo, son indisponibles para las partes.

La presencia del Juez en las audiencias es indelegable, desde el comienzo y hasta finalizar. Incluso, su ausencia provoca la nulidad no convalidable del acto, la cual podrá declararse en cualquier estado, ya sea hasta la sentencia de primera instancia o en la alzada, a petición de parte o de oficio. De así disponerse, el juez será pasible de responsabilidad. Tampoco serán videofilmadas; si por alguna situación excepcional ello se solicitare, el juez lo proveerá pudiendo denegarlo o hacer lugar en forma completa o total. La fijación de las mismas se realizará con el auxilio de la Oficina Judicial (Oficina de Gestión de Audiencias, OGA).

Las actividades o funciones a desarrollarse en la audiencia preliminar serán las de intentar conciliar, tomar las medidas para sanear la litis, decidir si se declara la causa de puro derecho o se abre a prueba. En esta última hipótesis, se fijarán los hechos controvertidos y conducentes. El Juez los establecerá luego de un libre interrogatorio a las partes y en base a lo alegado en los escritos postulatorios.

El juez podrá definir, acorde las particularidades del caso, a quién le incumbe la carga de probar determinados hechos, sin perjuicio de recordar la plena vigencia del artículo 710 del CCCN.

En la audiencia de vista de causa se producirá la prueba oral, como es la declaración de los testigos, la explicación de los peritos y se interrogará a las partes, además de intentar la autocomposición. Finalizada la misma se podrá alegar en forma verbal y se levantará acta, dejándose constancia de la comparecencia de las partes, de los testigos o peritos. Luego se dictará el fallo.

Por otro lado, el procedimiento incidental consistirá en la interposición por escrito de la petición con la prueba de la que intente valerse, se sustanciará con la contraria para su contestación y ofrecimiento de la evidencia, en el plazo de cinco días. La prueba -si fuere el caso- se producirá en la audiencia. Se sentenciará en un plazo de 5 o 10 días. Podrán tramitar por esta vía, por ejemplo, la oposición a la celebración del matrimonio (artículo 414, CCCN), la evaluación judicial de la revelación de la identidad del donante, a pedido de las personas nacidas por técnicas de fertilización, por razones fundadas (artículo 564, CCCN), el desacuerdo en el ejercicio de la responsabilidad parental (artículo 642, CCCN), al igual que todas aquellas que el juez estime conveniente.

También, entre otros aspectos, se prevé la incorporación de un proceso de control de legalidad referido a las medidas tomadas con respecto a niños, niñas y adolescentes, al seguimiento de la vinculación, de la guarda y el juicio de adopción.

En síntesis, es la intención del grupo de trabajo elaborar los lineamientos para que un futuro proyecto de Proceso de Familia para la Nación le brinde a los justiciables una herramienta eficaz para resolver sus diferencias. Se espera que quien concurra al fuero lo haga con la seguridad y confianza de encontrar a operadores jurídicos que colaboren en lograr la mejor salida posible a sus litigios.