Reforma del sistema de justicia, una transformación irreversible

A poco más de cumplir un año de gestión, el ministro de Justicia y Derechos Humanos de la Nación, Germán Garavano, describe algunos de los logros conseguidos y señala la dirección establecida como política del área.

En la propuesta del programa Justicia 2020 como pilar de la transformación profunda que se impulsa desde el Poder Ejecutivo, se inscribieron 15197 personas para debatir en 7 ejes temáticos.

Imprimir“De este trabajo colectivo salieron leyes como la de unificación de fueros y la de fortalecimiento de los tribunales federales, que representan el mayor rediseño estructural de la Justicia Nacional y Federal de los últimos 20 años”, señala el ministro Garavano.

“Producir una reforma de la justicia atendiendo todos los aspectos institucionales es un desafío mayor para quienes debemos ser garantes de la ley. El programa Justicia 2020 es un pilar del continente más amplio que propone esta administración: es constitutivo del cambio cultural que demanda la hora”.

Asimismo, el titular de la cartera judicial explica que “más del 70% de los hombres y mujeres de este país cree que la Justicia no le da respuestas y es cierto; la propia dinámica del sistema es más responsable de esta ineptitud que las conductas aisladas o particulares de sus miembros. Transformar ese sistema es la política que define mi gestión. El funcionamiento de la Justicia es fundamental para enfrentar dos de las demandas más serias: la corrupción y el delito, que es además fuente de violencia. Trabajamos para eso”.

ImprimirComo uno de los tópicos que apuntalan la idea de transparencia general en la gestión, se destacó la creación de Portal de Datos Abiertos de la Justicia Argentina, un sistema de estadísticas judiciales moderno que da transparencia al destino y administración de los recursos, y sirve para evaluación de su gestión.

ImprimirAllí hay en una primera etapa 16 bases de datos, que acumulan -entre otros ítems- la nómina de jueces y juezas designados desde la vuelta de la democracia hasta la actualidad, así como los condenados y procesados en diferentes tipos de delitos.

También se encuentran las 46 mil personas que tienen pedidos de captura según tipo de delito cometido, nacionalidad y jurisdicción, así como la base de condenados y detenidos en el Servicio Penitenciario Federal con el juez que lo condenó y la pena fijada.

ImprimirPor otra parte, en cuanto a la política de Derechos Humanos, “se ha trabajado por preservar un concepto que es universal y va más allá de nuestras fronteras: la memoria como muro infranqueable de cualquier alteración de la institucionalidad. Entendemos además, aún con la particularidad de nuestra historia, que el respeto a la diversidad y las nuevas formas de opresión demandan la formulación de programas que permitan levantar la miradas y extender el horizonte hacia el futuro, pensando especialmente en los jóvenes y las generaciones por venir”.

“Memoria, Verdad y Justicia, son una política de Estado y en ese camino logramos la desclasificación de los archivos de EE.UU. y de Francia, continuamos los programas de apoyo, asistencia y protección a las víctimas y los organismos de DD.HH. lograron la recuperación de la identidad de dos nuevos nietos de desaparecidos”.

Ampliamos la red de Centros de Acceso a Justicia inaugurando nuevos CAJ en San Pedro y Alto Comedero (Jujuy), San Juan y Rawson (San Juan), Mar del Plata y Pilar (Buenos Aires), Valle Viejo (Catamarca), Villa 15 y Villa 20 (C.A.B.A.) y San Miguel de Tucumán (Tucumán) y tenemos una prueba piloto del sistema por monitoreo GPS a víctimas y agresores para prevenir la violencia de género, con dispositivos tanto en la víctima como en el agresor en las provincias de Buenos Aires, Chubut, Córdoba, Mendoza y Salta.

En síntesis, Germán Garavano resalta “la reforma del sistema de Justicia, transparencia y servicios que garanticen el acceso a Justicia como una pata fundamental de la inclusión. Caminamos en esa ruta de modo sostenido”.