Homenaje a los estudiantes desaparecidos en Ayotzinapa

Se realizó en el Centro Cultural de la Memoria Haroldo Conti un homenaje a los 43 estudiantes de la Escuela Normal Rural desaparecidos en Ayotzinapa, México. Una muestra fotográfica y lectura de poesías.

El recuerdo a los estudiantes desaparecidos se realizó con una visita guiada de la muestra del fotógrafo mexicano Pablo Ortiz Monasterio, ¿Desaparecidos?,  que uno ve ni bien ingresa en la sala I del Conti. El subdirector del Conti, Eduardo Feller, estuvo a cargo de la visita y recordó que el objetivo de la muestra de Ortiz Monasterio es, con sus fotos, interpelar a los mexicanos por la desaparición de los 43 de Ayotzinapa.
 
En la madrugada del 27 de septiembre de 2014, 43 estudiantes fueron secuestrados y se encuentran desaparecidos desde entonces. Las marchas de los familiares poseen una consigna clara que los liga con la historia reciente de nuestro país: “Vivos se los llevaron y vivos los queremos”.
 
Del homenaje participaron funcionarios de la embajada de México en Buenos Aires y organizadores del Festival de la Luz, la muestra marco en la que es exhibido el trabajo de Ortiz Monasterio. Los Encuentros Abiertos-Festival de la Luz son un inmenso conjunto de actividades relacionadas con la fotografía artística internacional, que se lleva a cabo en Argentina cada dos años, con entrada lbre y gratuita.
 
Las muestras del Festival de la Luz se inauguraron a mediados de agosto en el Conti y estarán en exposición hasta el próximo domingo 2 de octubre. La jornada cerró con la lectura del poema Ayotzinapa de David Huerta, por parte de la escritora Tununa Mercado.
Ayotzinapa
 
Mordemos la sombra
Y en la sombra
Aparecen los muertos
Como luces y frutos
Como vasos de sangre
Como piedras de abismo
Como ramas y frondas
De dulces vísceras
 
Los muertos tienen manos
 
Empapadas de angustia
Y gestos inclinados
En el sudario del viento
Los muertos llevan consigo
Un dolor insaciable
 
Esto es el país de las fosas
Señoras y señores
Este es el país de los aullidos
Este es el país de los niños en llamas
Este es el país de las mujeres martirizadas
Este es el país que ayer apenas existía
Y ahora no se sabe dónde quedó
 
Estamos perdidos entre bocanadas
De azufre maldito
Y fogatas arrasadoras
Estamos con los ojos abiertos
Y los ojos los tenemos llenos
De cristales punzantes
 
Estamos tratando de dar
Nuestras manos de vivos
A los muertos y a los desaparecidos
Pero se alejan y nos abandonan
Con un gesto de infinita lejanía
 
El pan se quema
Los rostros se queman arrancados
De la vida y no hay manos
Ni hay rostros
Ni hay país
 
Solamente hay una vibración
Tupida de lágrimas
Un largo grito
Donde nos hemos confundido
Los vivos y los muertos
 
Quien esto lea debe saber
Que fue lanzado al mar de humo
De las ciudades
Como una señal del espíritu roto
 
Quien esto lea debe saber también
Que a pesar de todo
Los muertos no se han ido
Ni los han hecho desaparecer
 
Que la magia de los muertos
Está en el amanecer y en la cuchara
En el pie y en los maizales
En los dibujos y en el río
 
Demos a esta magia
La plata templada
De la brisa
 
Entreguemos a los muertos
A nuestros muertos jóvenes
El pan del cielo
La espiga de las aguas
El esplendor de toda tristeza
La blancura de nuestra condena
El olvido del mundo
Y la memoria quebrantada
De todos los vivos
 
Ahora mejor callarse
Hermanos
Y abrir las manos y la mente
Para poder recoger del suelo maldito
Los corazones despedazados
De todos los que son
Y de todos
Los que han sido
 
David Huerta
2 de noviembre de 2014. Oaxaca