Los avances de la oralidad en los juzgados bonaerenses

En menos de un año, seis de cada diez expedientes tuvieron una resolución rápida. El Ministerio de Justicia y Derechos Humanos, a través de su programa Justicia 2020, le imprimió impulso a la reforma electrónica que promueve el uso de registros audiovisuales de las audiencias y comunicaciones digitales simultáneas a todas las partes.

En un marco de las políticas oficiales de impulso a la oralidad en los juicios civiles, es decir, terminar con los retrasos procesales por las notificaciones en papel, el Ministerio de Justicia y Derechos Humanos trabaja en las provincias de San Luis, Formosa y Mendoza, además de la Ciudad de Buenos Aires, en experiencias con jueces nacionales. En ese marco, los medios electrónicos de registro y la videograbación de audiencias fueron las herramientas introducidas.

oralidad-01“Lo más importante de esto es mejorar el servicio al ciudadano”, dijo Héctor Chayer, coordinador del Programa Justicia 2020 de la cartera de Justicia, y contó que de las encuestas que ser hacen al respecto en la provincia de Buenos Aires -uno de los primeros distritos en adaptar a la oralidad sus procesos en ese fuero- tanto ciudadanos como abogados “encontraron resultados satisfactorios”.

Los datos dan luz a que, entre agosto de 2016 y junio de 2017, se realizaron unas 3178 audiencias orales en los tribunales civiles bonaerenses donde el “59 por ciento de las causas se resolvió en menos de un año”. Allí las encuestas realizadas hablan de un “99 por ciento de satisfacción de los ciudadanos sobre el trato recibido en la audiencia”.

“En la provincia de Buenos Aires, los jueces se han apropiado de la idea y la están liderando”, explica Chayer al tiempo que destaca que “se han reducido drásticamente los tiempos”. Los datos explican que de la oralidad civil participan más del 40 por ciento de los Juzgados bonaerenses.

Más del 43 por ciento de los juicios, durante el periodo relevado, finalizaron de común acuerdo. “Es muy importante la conciliación porque las partes construyen la solución y, por otro lado, alivia la tarea del juzgado en un círculo virtuoso puede dedicarse a los expedientes pendientes”, explicó el funcionario nacional.

Todas las partes participan

Liliana fue parte de un juicio con la nueva modalidad oral: “La experiencia fue muy positiva”, resumió. “Esto hace que uno sienta que realmente tiene un respaldo”, agregó. “Nunca había estado frente a un juez”, dijo José, otro de los litigantes.

María Verónica Leglie, jueza civil y comercial 16 de La Plata, opinó que las partes “están contentas de poder verle la cara al juez, poder decirle lo que les pasa”.

Para la jueza Civil y Comercial 12 de La Plata, María Daniela Ferenc, el paso hacia el expediente electrónico “da a los jueces la posibilidad de conocer el expediente de una manera distinta”. Su colega del tribunal 8 de Quilmes, Claudia Celerier, repasó que “la cantidad de acuerdos homologados es altísima”. En diciembre de 2016 dictó unas 39 sentencias de las cuales sólo dos no fueron de carácter homologatorio: “Es decir que 37 juicios se terminaron”.

“Justicia 2020 tiene un montón de tendencias en las que estoy de acuerdo. Me parece importante revalorizar la Justicia como un servicio y, a la vez, garantizar el rol esencial del Poder Judicial como parte del Estado”, concluyó la magistrada.