Audiencia por una suspensión de juicio a prueba a través de Skype

Un tribunal correntino se comunicó con un hombre que estaba en Inglaterra a través de esta herramienta y pudo concretar el encuentro sin dilatar el proceso.

Las videoconferencias son una facilidad cada vez más utilizada por los jueces. Pero para poder llevarlas a cabo se necesita una infraestructura que, en general, abarca territorios nacionales. Por eso, aunque con pocos precedentes, internet también es una herramienta de la cual se valen los magistrados.

A fines de diciembre pasado, se dio en Corrientes uno de estos casos: los integrantes del Tribunal Oral Penal de la ciudad de Mercedes llevaron a cabo una audiencia por una probation para un hombre que se encontraba en Inglaterra al momento en que se debía llevar a cabo.

Por este motivo, los jueces Jorge Troncoso, Raúl Silvero y Juan Manuel Muschietti llevaron a cabo la audiencia utilizando Skype, que es una red social que permite llevar a cabo videollamadas. De este modo, el imputado que se encontraba en el país británico pudo acceder al beneficio de la suspensión del juicio a prueba, bajo el compromiso de reparar el daño y realizar una donación.

Este tipo de suspensión también prevé que los imputados realicen tareas comunitarias, pero en este caso no se podía debido a que el hombre tenía una visa de trabajo en Inglaterra hasta el 30 de septiembre próximo. Por eso su abogado, ante la imposibilidad de aplazar la audiencia, llevó a cabo este ofrecimiento.

De cualquier forma, los integrantes del TOP consideraron que a su regreso debía llevar a cabo este tipo de tareas. Todas estas discusiones se llevaron a cabo con la “presencia” del imputado a través de la red social que permite realizar videollamadas y unir cualquier parte del mundo con acceso a la web.

Comunicados a la distancia: otros casos similares

En mayo de 2015, el Centro de Resolución Alternativa de Conflictos de Formosa llevó adelante una audiencia a través de Skype para solucionar un planteo sobre la cuota alimentaria, el régimen de visitas y la tenencia de los hijos de una pareja. Los puntos unidos fueron Santa Cruz, donde vivía la mujer, y Formosa, lugar de residencia del hombre.

Esa fue la primera mediación a distancia que llevó a cabo el Poder Judicial de Formosa. María Irma González, integrante del Centro, afirmó entonces que “se trata de una alternativa para casos especiales y específicos que requiere de una fuerte coordinación entre los actores del proceso, quienes hacen uso de la tecnología para poder llevar a cabo las audiencias, acercando a las personas, que tienen deseos de resolver los conflictos pero se ven impedidos por la distancia y la falta de recursos económicos”.

En junio de 2014, el Juzgado de primera instancia de Familia y Minoridad 1 de Ushuaia, provincia de Tierra del Fuego, también realizó una audiencia usando este mismo canal, la red social Skype. La mujer, que era una de las partes del proceso y pertenecía a la organización “Médicos sin fronteras”, se encontraba en Miami circunstancialmente, por lo que se decidió utilizar este sistema.

El caso de Tierra del Fuego es particular, ya que la incorporación de nuevas tecnologías está normada: en el artículo 129, inciso tercero, del Código Código Procesal Civil, Comercial, Rural y Minero de la provincia, se precisa que “el Tribunal dispondrá a pedido de parte la reproducción total o parcial de lo actuado utilizando los medios técnicos apropiados”.