Protección de los Derechos Humanos de las Personas Mayores

Argentina ratificó la Convención Interamericana sobre la Protección de los Derechos Humanos de las Personas Mayores. Lo aprobó por unanimidad la Cámara de Diputados con fuerza de ley, por lo que es ahora obligatorio su cumplimiento.

La Convención, que fue adoptada por la Organización de Estados Americanos en 2015, la propuso la senadora por San Juan, Marina Riofrío, en julio del año pasado y se sancionó finalmente el 9 de mayo.

Al adherirse a esta medida, los Estados están obligados a “promover, proteger y asegurar el reconocimiento y el pleno goce y ejercicio, en condiciones de igualdad, de todos los derechos humanos y libertades fundamentales de la persona mayor, a fin de contribuir a su plena inclusión, integración y participación en la sociedad”.

Además, en base a esta Convención, cada país debe adoptar medidas legislativas y promover políticas públicas para hacer efectivos tales derechos y libertades de las personas mayores de 60 años. Al mismo tiempo, los Estado parte se comprometen a difundir y capacitar a toda la sociedad al respecto de la Convención y fomentar “una actitud positiva hacia la vejez y un trato digno, respetuoso y considerado hacia la persona mayor”.

Por ejemplo, en la provincia de Santa Fe existe un proyecto de ley llamado “+60”, que ya cuenta con media sanción, y busca promover y defender los derechos de las personas mayores además de reglamentar los principios de la Convención recién adoptada a nivel nacional.

Entre los principios generales aplicables a dicha Convención aparecen ”la valorización de la persona mayor, su papel en la sociedad y contribución al desarrollo”; “la igualdad y no discriminación”; “la seguridad física, económica y social”; “la protección judicial efectiva”; y “la responsabilidad del Estado y participación de la familia y de la comunidad en la integración activa, plena y productiva de la persona mayor dentro de la sociedad, así como en su cuidado y atención, de acuerdo con su legislación interna.”

Según expresó la senadora Riofrío, ratificar la Convención “es el primer instrumento jurídico regional para garantizar los derechos a la igualdad, a la vida, salud, dignidad en la vejez, a la independencia y a la autonomía, vivienda, a la participación y a la integración comunitaria, a la seguridad y a vivir una vida sin violencia”.

Por último, según dice el artículo 33 del tratado, la Organización de Estados Americanos implementará un Mecanismo de Seguimiento del cumplimiento y efectiva implementación de los compromisos asumidos por cada Estado a partir de una Conferencia de Estados Parte y un Comité de Expertos.