En el marco de una visita a Washington, el ministro Garavano se reunió con la fiscal general de los Estados Unidos, Loretta Lynch, y el director del FBI, James Comey, para coordinar esfuerzos en esas investigaciones.

El ministro de Justicia y Derechos Humanos, Germán Garavano, logró el compromiso de la fiscal general de los Estados Unidos, Loretta Lynch, el director del FBI, James Comey, para recibir cooperación en la investigación del atentado a la AMIA y equipos técnicos para apoyar las pesquisas por la muerte del fiscal Alberto Nisman

Garavano llegó esta semana a Washington D.C. para cumplir con una nutrida agenda, que incluyó, además de esos encuentros, reuniones con representantes de la Organización de Estados Americanos (OEA), la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), y la Asociación Internacional de Mujeres Jueces (AIMJ). Participa de la comitiva el jefe de Gabinete de Asesores del Ministerio de Justicia, Esteban Conte Grand.

Lynch consideró al Ministerio como un socio en la lucha contra el crimen y aseguró que se está embarcando en un proyecto ambicioso. Asimismo, señaló que el Departamento de Justicia de su país proveerá la asistencia y el apoyo que Argentina requiera y agregó que la obtención de resultados es un elemento crucial para la credibilidad de la sociedad en el sistema penal.

Garavano con Loretta Lynch, fiscal general de EEUU
Garavano con Loretta Lynch, fiscal general de EEUU

En ese marco indicó que el Departamento de Justicia trabaja para que las respuestas a requerimientos de jueces y fiscales argentinos sean más rápidas y eficientes.

Por su parte, Garavano insistió en la necesidad de sostener las tarjetas rojas de Interpol para los ciudadanos iraníes sospechados por el atentado a la mutual judía, y se coordinaron medidas de colaboración bilateral en materia de lavado de activos, corrupción, narcotráfico, trata de personas y pornografía infantil.

El director de FBI, James Comey se mostró entusiasmado con el esfuerzo argentino en reformar el sistema de justicia, aunque reconoció los grandes desafíos que implica. Comprometió la ayuda del FBI tanto en materia de entrenamiento como de buenas prácticas, asimismo mostró gran interés de cooperar con las investigaciones de AMIA y la causa Nisman, y ofreció la colaboración de expertos en la reconstrucción de escenas del crimen.

El ministro también concurrió a la Embajada argentina para participar del ágape en honor a la delegación de AIMJ, del que participó el embajador argentino en Estados Unidos, Martín Lousteau, la vicepresidenta de Corte Suprema de Justicia, Elena Highton de Nolasco, y Susana Medina de Rizzo, jueza argentina que el próximo domingo asumirá la presidencia de la Asociación.

La crisis presupuestaria de la CIDH

El ministro se entrevistó con el embajador Juan Arcuri, miembro de la misión permanente de la República Argentina ante la OEA, quien repasó la actualidad del organismo, y luego hizo lo propio con el secretario ejecutivo de la CIDH, Emilio Álvarez Icaza, y la secretaria ejecutiva adjunta, Elizabeth Abi-Mershed. El Estado argentino se comprometió a analizar y colaborar para superar la difícil situación económica que afronta la Comisión, al mismo tiempo que ratificó su interés en las problemáticas indígena y penitenciaria.