Los pedidos de sumar videos generaron cruces entre las querellas y defensas en la nueva audiencia en el juicio por irregularidades en la investigación del atentado a la AMIA en la que  declaró el abogado Juan Bottegal.

La audiencia comenzó con el testimonio de Juan Bottegal a quien se le pidió explicara su vinculación con la causa AMIA, en el marco de la cual pasó un día detenido. Sin embargo, el testigo no pudo realizar un relato completo de los hechos, ya que, tal como había anticipado el presidente del Tribunal, esos episodios forman parte de una causa que tramita el Juzgado a cargo de Rodolfo Canicoba Corral, en la cual Bottegal, junto a Telleldín y expolicías bonaerenses, se encuentra procesado por extorsión. En ese sentido y con el fin de no autoincriminarse, evitó hablar de aquellas negociaciones que coordinó en julio de 1994 entre policías de Vicente López y Carlos Telleldín, para que éste se liberara de las persecuciones que en ese momento le practicaban los grupos operativos de la Brigada.

Si bien su testimonio estuvo plagado de interrupciones de los abogados defensores que argumentaron peligro de autoincriminación, Bottegal logró hacer referencia a dos reuniones que mantuvo con agentes de la ex-SIDE que supuestamente investigaban el atentado. En ambos encuentros, según recordó, le pidieron que brindara información acerca de su relación con Telleldín previo a la explosión en la mutual.

“Todas las preguntas estaban vinculadas a una camioneta Trafic”, expresó. También en esas reuniones dijo haberse enterado de que sus teléfonos habían sido intervenidos.

Sobre el primer encuentro recordó haber hablado con una persona de nombre Jaime, por lo que supuso que era el exespía Jaime Stiusso. Posteriormente aseveró que no revelaría otros nombres porque los agentes siguen trabajando para la agencia de inteligencia.

Sobre esto, la querella de familiares de Memoria Activa solicitó al Tribunal Oral Federal 2 pida al Poder Ejecutivo el relevo del secreto sobre los nombres de los agentes. En esta misma línea, la querella del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos solicitó se informe, a través del Poder Ejecutivo, si los expolicías Diego Barreda y Mario Bareiro se desempeñan actualmente como agentes de inteligencia. Según el testimonio de ambos en este juicio, trabajaron durante seis meses después del atentado para la ex-SIDE, en el marco de la investigación del atentado.

Sin posibilidad de hacer referencia al contenido, Bottegal mencionó también el clima que reinaba al declarar en el Juzgado del entonces juez de la causa AMIA, Juan José Galeano. Primero lo hizo en calidad de testigo y luego como imputado. “Me sentía presionado. Es una situación muy difícil en la que no me gustaría ver a ningún colega”, admitió.

Debate sobre nuevas pruebas

La defensa del expresidente de la DAIA, Rubén Beraja, solicitó semanas atrás la incorporación de dos videos correspondientes a fragmentos de los actos aniversarios del atentado de 1996 y 1997. En esta audiencia, la querella de Memoria Activa, con la adhesión de la Fiscalía y otras querellas, planteó que no se opondría a la incorporación de esos videos siempre y cuando se admitan también las imágenes del episodio completo de modo que pueda contextualizarse.

En el mismo sentido Rodrigo Borda, abogado de Memoria Activa, propuso como prueba un video de 1997 con declaraciones a la prensa del imputado Beraja. Allí el ex-DAIA explica las razones por las que fue a la Casa Rosada a disculparse y desligarse del discurso cargado de denuncias a funcionarios que los familiares leyeron aquel tercer aniversario del ataque. Las defensas se opusieron a esa incorporación mientras que las querellas adhirieron, a excepción de la de AMIA/DAIA, la cual sí había acompañado anteriormente el pedido de la defensa de Beraja.

El jueves 21 de abril está previsto declaren como testigos los entonces abogados de policías Claudio Lupiano y Marcelo García;y José Ferrari, ex jefe operativo de la Brigada de Vicente López.