Analizan ley para otorgar licencias a víctimas de violencia de género

La iniciativa ingresó a la Cámara baja bonaerense y prevé que las víctimas puedan ausentarse de su trabajo por 90 días y sin descuentos. Hoy deben recurrir a licencias psiquiátricas, una medida administrativa que las  estigmatiza y revictimiza.

En orden a profundizar políticas que ayuden a las víctimas de violencia de género, en la Cámara de Diputados de la provincia de Buenos Aires se presentó un proyecto de ley que prevé la creación de una licencia especial para las mujeres que sufren esta problemática. La propuesta busca incorporar un artículo a la ley 10.430 que regula el Estatuto y Escalafón para el Personal de la Administración Pública.

Concretamente, la iniciativa prevé un plazo de 90 días para que la mujer pueda ausentarse, sin dejar de percibir su salario, por la “situación física o psicológica” que atraviesa, y que la norma exige que se certifique para el pedido. También se justificarán las “faltas de puntualidad” laboral.

En los fundamentos de la propuesta se asegura que la idea surgió a raíz de la vulnerabilidad que pesa sobre las mujeres que enfrentan la problemática a diario, en sus “distintas manifestaciones”: física, psicológica, sexual, reproductiva, obstétrica, económica, patrimonial o simbólica.

El problema actual -derivado de la falta de legislación- es que la víctima, normalmente, apela a una licencia psiquiátrica, lo que redunda aún más en una “estigmatización”. Así, se configura también una “revictimización”: por ejemplo, en los juicios por tenencia de niños y niñas se suele ingresar al expediente este acto administrativo como una evidencia en contra de las madres, con el propósito de debilitar su argumentación.

Otro elemento que se pone de relieve es que los organismos intervinientes para el otorgamiento de la licencia, o de la documentación, deben ser de corte local o provincial y con competencia para la atención de la víctima.

En la propuesta también se señala que “es objetivo del proyecto, que el Estado bonaerense contribuya a garantizar la protección a las mujeres en los momentos de mayor riesgo, en los ámbitos donde desarrollan sus relaciones interpersonales; especialmente en su trabajo, medio de su propio sustento y el de sus hijas/os, y garantizar el sostenimiento de la decisión personal, sin perder su espacio, estabilidad y seguridad laboral”.