Amplían la “mesa de entradas virtual” para agilizar el trabajo judicial

Lo dispuso la Corte bonaerense para el fuero penal. Así, los trámites presenciales se podrán realizar sin necesidad de ir hasta los tribunales. En una primera etapa, podrán acceder sólo las partes legítimamente constituidas en el expediente.

En provincia de Buenos Aires ya la utilizaban –y con amplia aceptación y buenos resultados- los fueros Civil y Comercial, Contencioso Administrativo, Laboral y de Familia. Y ahora, los integrantes de la Suprema Corte de Buenos Aires decidieron hacer extensivo su uso al fuero Penal: esto implica el fuero de Responsabilidad Penal Juvenil, de Ejecución Penal y en lo Correccional, Tribunales en lo Criminal, la Cámara de Apelación y Garantías en lo Penal y el Tribunal de Casación Penal.

La puesta en funcionamiento será gradual, y entre otras cosas, permitirá que se mejore el trabajo de los juzgados –reduciendo la “afluencia de público”, tal como dice la resolución del máximo tribunal bonaerense- y que las partes puedan tener acceso a la información fuera del horario de atención judicial.

Los miembros de la Suprema Corte bonaerense también manifestaron en su resolución que los sistemas de gestión de los fueros Penal y de Responsabilidad Penal Juvenil ya cuentan con la tecnología para poder aplicar la mesa de entradas virtual.

De cualquier forma, se estimó que es preciso elaborar un protocolo para que la información que circule a través de este sistema esté especialmente protegida, debido a su carácter “personal” y “sensible”.

Quiénes podrán consultar

Los jueces establecieron que en una primera etapa, “hasta tanto se elaboren las pautas de trabajo antes aludidas y se capacite a los operadores de los órganos jurisdiccionales, con la finalidad de evitar vulneraciones a los derechos tutelados por la Ley 25.326, se limitará el acceso al sistema de consulta virtual a las partes legítimamente constituidas en el expediente como así también a quien exhiba un interés legítimo en el proceso”.

Y agregaron que el magistrado o funcionario habilitado deberá evaluar la solicitud en cada caso y otorgar el permiso correspondiente mediante el software habilitado, reproduciendo en el ámbito digital lo establecido para el formato papel.