Los confeccionaron mujeres privadas de su libertad de Ezeiza para pacientes oncológicos en el Hospital Marie Curie. Los almohadones contribuyen a aliviar los dolores. Hoy es el Día Internacional de la Lucha contra el Cáncer de Mama.

En el Día Internacional de la Lucha contra el Cáncer de Mama se llevó a cabo una actividad artística y la donación de 100 almohadones terapéuticos para pacientes oncológicos en el Hospital Marie Curie de la ciudad de Buenos Aires. Los almohadones -blancos, con forma de corazón y con frases estampadas -como “El amor es la respuesta” u “Honrar la vida”- fueron confeccionados por internas del Complejo Penitenciario Federal IV de Ezeiza. Su diseño presenta características anatómicas especiales para que sean utilizados por pacientes afectados por el cáncer de mama.

La iniciativa tuvo por impulsores a la Dirección Nacional de Readaptación Social de la Subsecretaria de Relaciones con el Poder Judicial y Asuntos Penitenciarios (un área que depende del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos), el Ejército de Salvación, la Fundación Julio Bocca y Racing Solidario.

Utilizándolos debajo del brazo, los almohadones contribuyen a aliviar los dolores y a disminuir la inflamación provocada por la ausencia de las glándulas linfáticas. Tienen  medidas concretas más una hendidura pronunciada y un relleno de fibra hueca y ligera y una tela suave al contacto.

El diseño original es del Ejército de Salvación, y las detenidas reprodujeron el modelo y efectuaron el trabajo con el fin de su donación.

Bailando en el hospital

Repartidos en las distintas salas de internación y en los pasillos del hospital, junto con la entrega se llevó cabo una performance de flashmob realizada por bailarines, estudiantes de la Fundación Julio Bocca. En los distintos pisos del Marie Curie, pacientes internados, familiares y gente en salas de espera se vieron sorprendidos por el despliegue coreográfico de los jóvenes -vestidos como profesionales de la salud- que bailaron un único tema bajo la mirada gratamente complacida de médicos y enfermeros.

En la confección e intervención de diseño artístico de los almohadones participaron 36 mujeres privadas de su libertad. Agrupadas bajo el lema “el amor es la respuesta”, el grupo se propuso tender un puente solidario para acompañar a otras mujeres en su dura lucha contra el cáncer de mama.

“La actividad de hoy se suma al conjunto de iniciativas que estamos llevando adelante desde el Ministerio de Justicia, pensando en la reparación social de las personas detenidas”, explicó Fiorella Canoni, directora nacional de Readaptación Social. Y agregó: “Esta es una muy buena ocasión que vuelve a demostrar que en la articulación público-privada, la unión de voluntades logra algo muy positivo, y que es posible bregar por la reinserción social de quienes se encuentran cumpliendo su condena”.

Mujeres que luchan

Silvia Fischer, miembro de la comisión directiva del Ejército de Salvación, sostuvo que “es muy importante, en un día como el de hoy, acompañar a las mujeres, contenerlas y esta acción tiene ese objetivo: celebrar la lucha de las mujeres que sufren esta patología, y darles respeto y contención y un caudal de buena energía”.

“Es la primera vez que participo de un evento solidario y me llena de muchas emociones: es fuerte, porque es mi primera vez de bailar delante de personas con esta situación de salud, y la intención es venir a alegrar y darle un poco de ánimo a los pacientes, y a los que no pueden salir porque están internados mostrarles y traerles algo de lo que hacemos”, explicó Guillermo, uno de los integrantes del cuerpo de baile de la Fundación Bocca.

Luego de una de las intervenciones se acercó un hombre que, profundamente emocionado, les agradeció la visita. “Mi mujer no puede salir para ir a ver un ballet, y ustedes se lo acercaron a ella”, les dijo.