Nicolás Ceballos, juez de Garantías de Pilar

Agente encubierto e informante para una mejor investigación

El presidente de la Nación, Mauricio Macri, y el ministro de Justicia y Derechos Humanos, Germán Garavano, enviaron un proyecto de ley tendiente reformar algunos aspectos del Código Procesal Penal Federal (CPPF) que se encuentra vigente mediante la ley 27.063. La propuesta legislativa contempla varias medidas de investigación especial, entre ellas el agente encubierto y el informante.

En sintonía con el resto del CPPF, en virtud de su diseño acusatorio, estas dos medidas, deben ser dispuesta por un juez de garantías, pero siempre a pedido del Ministerio Público Fiscal como encargado de dirigir la investigación tendiente a esclarecer el hecho y sus responsables, mientras que al juez le incumbe la autorización por su carácter de tercero neutral e imparcial respecto de los intereses de las partes.

En lo específico, la figura del agente encubierto que propone esta reforma es una herramienta útil para orientar la investigación y así obtener evidencia de peso propio para que el fiscal pueda sustentar una acusación hacia una persona en un eventual juicio. Es por ello que su intervención está prevista para la etapa de gestación de un caso, y sólo se prevé la declaración del agente en el juicio oral, en caso de que resultase totalmente imprescindible.

Su finalidad es la de recabar información sólida para contribuir al esclarecimiento de conductas delictivas que se hubiesen realizado o estén en miras de que ocurra, y para eso, el funcionario perteneciente a una fuerza de seguridad se introduce, con un nombre supuesto, en el seno de la organización criminal. Esta identidad falsa, incluso, no es conocida por el fiscal ni el juez intervinientes, salvo que expresamente la soliciten.

Agente encubierto: Su finalidad es la de recabar información sólida para contribuir al esclarecimiento de conductas delictivas que se hubiesen realizado o estén en miras de que ocurran

En ese marco de riesgo, en determinadas circunstancias puede llegar a ser compelido a cometer delitos por parte de la organización delictiva, y para no poner en evidencia su verdadera intención, quedarán exentos de responsabilidad, en la medida que estos ilícitos no pongan en peligro cierto la vida o la integridad física de una persona o la imposición de un grave sufrimiento físico o moral a otro.

Por otra parte, el instituto del informante también se incorpora en el marco de la reglamentación de investigaciones encubiertas, y tiene como fin recabar información por parte de personas ajenas a las agencias de seguridad o inteligencia, colaborando con o sin contraprestación por parte del Estado, en la investigación de las organizaciones criminales dedicadas a delitos de especial gravedad.

Informante: tiene como fin recabar información por parte de personas ajenas a las agencias de seguridad o inteligencia

Al igual que el agente encubierto, puede involucrarse en el seno de la organización criminal. En caso de que el juez autorice la medida -siempre a instancias del fiscal-, aquél no será punible por los delitos cometidos en el cumplimiento de las actividades que le fueran encomendadas, con los mismos límites fijados para el agente encubierto.

A su vez, se reglamenta que en el caso de que el informante hubiese cometido delitos antes de que se autorice su intervención bajo la supervisión judicial, y siempre que estos tuvieren relación con el objeto de investigación, si bien no quedarán exentos de responsabilidad, sí podrán acceder a los beneficios contemplados para la figura procesal de aquel que colabora con la investigación, y por ende, podrá obtener un acuerdo en el que el Fiscal disponga total o parcialmente de la acción penal en su contra.