Adaptan las estadísticas nacionales sobre delitos al estándar mundial

Los ministerios de Justicia y Derechos Humanos y Seguridad empezaron a redefinir sus sistemas estadísticos para hacerlos comparables a nivel mundial. Se espera terminar con el proceso en 2019. Así, Argentina será referencia de la iniciativa para la región.

¿Cómo podemos asegurar que en España se cometen más o menos casos que en Argentina de un delito específico? ¿Y si comparamos a Italia con Canadá, Chile y Tailandia? Es que todos los países manejan diferentes criterios para clasificar un robo, un homicidio o una agresión física. Por eso, y para poder pensar políticas públicas y criminales de forma más global, considerando además el crecimiento de los delitos transnacionales -como el narcotráfico o la trata de personas-, la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (UNODC, por su sigla en inglés) diseñó un plan que incluye a la Argentina.

Fue así que los ministerios de Justicia y Derechos Humanos y Seguridad elaboraron una resolución conjunta para avanzar en la adaptación de los sistemas estadísticos locales a la clasificación propuesta por la Organización de las Naciones Unidas (ONU). El trabajo, que se prevé finalice en 2019, debe contar con la colaboración de poderes judiciales provinciales y nacional, pero también de las fuerzas de seguridad.

“En el año 2016 participé junto a un representante del Ministerio de Seguridad de una reunión técnica en la ONU para evaluar la implementación de este nuevo clasificador en los países. Argentina fue uno de los diez países seleccionados para la tarea, y es lo que empezamos a hacer desde entonces”, explicó Juan José Benítez, subsecretario de Política Criminal del Ministerio que dirige Germán Garavano y, también, uno de los responsables de optimizar y poner en pleno funcionamiento los sistemas estadísticos vigentes.

Se trata, concretamente de los sistemas nacionales de Estadística sobre Ejecución de las Penas (SNEEP), de Estadísticas Judiciales (SNEJ) y de Información Criminal (SNIC), que ya están siendo adaptadas. “Lo que hicimos fue llevar a cabo reuniones quincenales con el Ministerio de Seguridad y empezamos a adaptar nuestros indicadores a los de nivel internacional”, amplió Benítez.

“Esto va a permitir que seamos líderes en la región en la implementación de este clasificador, para, más tarde, pasar el ‘know how’ al resto de los países. Un trabajo así da rigor y seriedad a las estadísticas”, añadió.

El funcionario también adelantó que “aspiramos a que este proceso esté culminado para 2019. No es un proceso sencillo porque es un país federal. En el caso de Seguridad, deben ir a todas las provincias y trabajar con ellas para que cuando una fuerza cargue la denuncia lo haga de acorde a la nueva tabulación. Es un cambio cultural enorme y un trabajo de capacitación igual de arduo”.