Normas ISO

Un nuevo reconocimiento a la calidad

El Ministerio de Justicia y Derechos Humanos certificó 72 procesos internos a través de las normas ISO 9001. También impulsa esta iniciativa en todos los ámbitos del servicio de Justicia.

“Un contacto diferente con la persona, ver cómo se está trabajando y qué se puede mejorar; porque sabemos que hay muchas cosas que tienen que mejorar”, señaló el secretario de Justicia de la Nación, Santiago Otamendi, en los minutos previos a la entrega de 72 certificados a funcionarios y trabajadores del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos. Todos ellos cumplieron con los estándares internacionales de las normas ISO 9001.

ISO 9001 es una norma internacional que establece qué requisitos deben cumplir los Sistemas de Gestión de la Calidad. Ayuda a implantar, controlar y desarrollar un sistema de mejora continua en pos de la satisfacción de sus usuarios.

Estas normas y este proceso de certificación de calidad de los servicios –pero también del funcionamiento interno- que brinda el Ministerio apuntan, básicamente, a mejorar la gestión hacia las personas pero también hacia el interior del órgano estatal.

Garavano, que participó del encuentro, precisó que era necesario realizar cambios profundos para cambiar algunos procesos que ya estaban internalizados. Cambiar algunas costumbres para mejorar la atención, pero también el desempeño de cada trabajador, es parte de certificar estas normas internacionales. “Esto posibilita brindar en el futuro un mejor servicio a la comunidad”, dijo.

“La implementación y certificación de la calidad significa un reconocimiento a los empleados del Ministerio, ya que su puesta en funcionamiento simplifica el trabajo y lo mantiene organizado de manera que se puedan reconocer los problemas y solucionarlos. Revaloriza el trabajo realizado y el rol del funcionario público”, añadió, a su parte, el subsecretario de Justicia y Política Criminal, Juan José Benitez.

Las áreas que certificaron calidad

Fueron muchos las áreas del Ministerio las que certificaron calidad: Voces por la Justicia, Mesa de Entradas, Dirección Nacional de Relaciones Internacionales, Centro de Contactos, el Programa Nacional de Rescate y Acompañamiento a las Personas Damnificadas por el Delito de Trata, los programas Víctimas contra las Violencias.

También lo hicieron las direcciones nacionales del Sistema Argentino de Informática Jurídica y la de Relaciones con la Comunidad Académica y la Sociedad Civil, el Programa de Calidad, el Registro Nacional de Bienes Secuestrados y Decomisados durante el proceso Penal y el Archivo Nacional de la Memoria.

Otras procesos certificados fueron los del Instituto Nacional de Asuntos Indígenas, la Secretaría de Derechos Humanos y Pluralismo Cultural, la Dirección Nacional del Registro de la Propiedad Automotor, el Registro Nacional de Reincidencia, el Programa Nacional de Asistencia para las Personas con Discapacidad en sus Relaciones con la Administración de Justicia, la Comisión Nacional Coordinadora de Acciones para la Elaboración de Sanciones de la Violencia de Género y la oficina de Asuntos Registrales de la Delegación La Plata.

Finalmente lo hicieron la Dirección Nacional de Registro Único de Adopciones, el Registro de la Propiedad Inmueble, la Dirección Nacional de Mediación, la Agencia Nacional de Materiales Controlados y 50 Centros de Acceso a Justicia.

Otras experiencias

Garavano impulsó que los diferentes ámbitos también adhieran a certificar sus procesos con las normas internacionales de calidad ISO 9001.

Y en este sentido, destacó que si bien en un comienzo había cierto recelo de parte de operadores, funcionarios y magistrados, todo cambió rápidamente y ahora “hacen fila” para comenzar el proceso.

En agosto del año pasado, por ejemplo, las provincias de Salta y Jujuy empezaron con un proceso de certificación con la asistencia técnica del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos de la Nación. Esos mismos pasos siguieron desde el Servicio Penitenciario Federal, que buscará convertirse en el primero de estos servicios en el mundo en certificar este tipo de normas.

Y en octubre, también del año pasado, el Ministerio de Justicia firmó un acuerdo con el Consejo de la Magistratura de la Nación para que los procesos del Poder Judicial sean también certificados con estas normas de calidad.