El ejemplo del SAIJ

Cómo aplica las pautas de Lenguaje Claro cada Poder del Estado

En el país, hay ejemplos de programas que buscan transformar el modo en que las leyes llegan a los ciudadanos. La accesibilidad universal y la claridad son su constante.

Cuando hablamos de “Lenguaje Claro” ya no se refiere a una abstracción. Existen experiencias actuales que pueden observarse en los distintos poderes del estado argentino. De esto se dio cuenta en la segunda jornada internacional de Lenguaje Claro realizado recientemente en nuestro país.

Por ejemplo, en el Poder Ejecutivo, el Ministerio de Justicia y Derecho Humanos de la Nación viene trabajando en pos del lenguaje claro con el propósito de tender un puente entre el lenguaje que se emplean para la información jurídica y el resto de los ciudadano, de manera que estos últimos pueda conocer sus derechos, es decir, comprenderlos mejor para asegurar que se respeten.

Silvia Iacopetti, directora Nacional del SAIJ

Esa es parte de la tarea del Sistema Argentino de Información Jurídica (SAIJ) que se trazó una serie de objetivos en torno a acercar la ley a la gente; promover el uso del lenguaje claro y dar capacitaciones a otros organismos públicos al respecto. Para ello, designó un área para tales fines que sigue el modelo de la Biblioteca del Congreso de Chile, de experiencia en la materia.

Con distintos programas, como Derecho fácil, que consiste en un compendio de las leyes explicadas aplicándole las pautas del lenguaje claro, y Justicia Cerca, una iniciativa para orientar al ciudadano a resolver situaciones cotidianas vinculadas con el derecho. Este último forma parte del programa “Justo Vos” del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos de la Nación.

El derecho a una Justicia accesible

Cuando hablamos del Poder Judicial resulta importante que la sentencia de los jueces pueda llegar a ser interpretada por todos. Como usuario es necesario obtener información seria y veraz y por eso el acceso a la justicia comprende el derecho a la información en lenguaje claro. El juez civil Guillermo González Zurro fue el encargado de hablar al respecto.

Una Justicia más abierta o accesible tiene que ver con la posibilidad de que las sentencias sean comprensibles. Para el magistrado, la forma de medir la legitimidad de los jueces es a través de la calidad y la claridad de las sentencias que firman.

Para el ámbito legislativo, el Senado de la Nación -anfitrión de la jornada- está pensando en los diversos momentos y procesos por los que transita un proyecto antes de convertirse en ley. Por ejemplo, para hacer una ley clara no sólo es necesaria una buena redacción sino que también hay que tener en cuenta la estructura del texto de la Ley.

Los motivos por los cuales se realiza la presentación de un proyecto es lo que se denomina fundamentación. Ambas cámaras requieren que un texto que aspire a convertirse en norma cuente con ese apartado. No existe una normativa para la elaboración y por esta razón la fundamentación se presenta difícil de comprender. Es ahí donde se pretende trabajar con el lenguaje claro, según explicaron expertos participantes en representación de la Cámara baja.