Abuso infantil: Cuando el problema es dentro de casa

El abuso sexual infantil es un problemática que en general se produce en el interior del seno familiar. Qué dicen las estadísticas de las denuncias, cómo prevenirlo y enfrentar este drama juvenil.

La definición académica de “ASI” es un delito que “existe cuando un adulto utiliza a un niño para estimularse sexualmente”, cuando “un adulto estimula sexualmente a un niño/a” o cuando “se utilizan al niño para estimular sexualmente a otra persona”.

Los pactos y tratados internacionales que suscribió la Argentina con la última reforma constitucional y la posterior sanción de la ley 26061 de Protección Integral de los Derechos de los Niños, Niñas y Adolescentes enmarcan la cáscara legal que protege a los menores de edad. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), uno de cada treces chicos es abusado sexualmente, y una de cada cinco nenas.

Desde la Subsecretaría de Acceso a la Justicia del Ministerio de Justicia de la Nación a través de un sitio web (https://www.argentina.gob.ar/abusosexualinfantil) se explica a la ciudadanía las formas de prevención y detección de posibles casos de vulneración de los derechos de los chicos.

En el Programa “Las víctimas contra las violencias” se realizaron estadísticas de las llamadas recibidas entre el 19 de noviembre y el 19 de diciembre del año pasado.

Los datos revelados muestran que en el 81 por ciento de los casos de abuso sexual infantil ocurre en el seno familiar y del hogar de la víctima menor de edad. La mitad de ellos (53 %) es justamente en  la casa donde reside el niño, mientras que el 18 ocurre en la vivienda del agresor. El 19 por ciento restante ocurre en otro espacio físico que no es el domicilio del abusado, pero puede ser el  de un familiar cercano.

En el nombre del padre

Un dato esclarecedor de las estadísticas relevadas a fines de 2016 es que en el 75 por ciento de los casos el victimario es un familiar. Y peor aún, dentro de este universo, es el padre biológico el causante del delito (40 por ciento). Así como otras personas del círculo cercano al menor (44 por ciento) o el padrastro (16 por ciento) también son los responsables del abuso.

En la mayoría de los casos consultados, el agresor es varón, con un cifra cercana al 90 por ciento (89), mientras que el porcentaje restante se lo atribuyen a mujeres (7 por ciento) y en el 4 por ciento no hay datos exactos.

Siguiendo con los victimarios, casi la mitad (49%) son hombres mayores de edad, con una edad que oscila entre los 18 y los 40 años. Un 39 por ciento posee entre 41 y 60 años, mientras que el 12 por ciento es anciano, mayor de 61.

Hablar con los hijos

Las estadísticas de la Subsecretaría de Acceso a la Justicia mostraron que las niñas de más de cinco años son las principales víctimas de ASI. En general, los números evidenciaron que la mayoría de los abusados son niños menores de 12 años. Un 47 por ciento de las denuncias recibidas fue por abusos a menores de edad que pueden valerse por sus propios medios. En tanto, el 28 de las víctimas son bebés o chicos hasta 5 años, mientras que el porcentaje baja a 25 puntos cuando son chicos de entre 13 y 17 años.

Por este motivo, se insistió desde la Subsecretaría, en “hablar de ASI” porque “es la mejor forma de prevenir”.  Uno de los problemas de este tipo de delito es romper el silencio de los jóvenes que fueron y son víctimas. En general, no suelen contar su problemática, sin embargo, son notorios los cambios de conducta repentinos que pueden marcar indicios de que algo raro está pasando con los chicos. Algunos de estos pueden ser: enojos injustificados, decaimiento, desconexión con el medio social, pesadillas o insomnio, ansiedad o la resistencia a quedarse solos con una persona en particular. En tanto, siempre se recomienda la presencia de un profesional, pediatra o psicólogo.

¿Quién llama a la línea?

El 63 por ciento de las consultas/denuncias recibidas fueron realizadas por un “familiar” de la víctima. En tanto, el 20 es un “conocido”, el 8 es la víctima del ASI que llamó a denunciar lo ocurrido, y por último, con un 3 por ciento, son las “instituciones” relacionadas con la temática quienes alertaron sobre el caso de abuso sexual infantil.

¿Cómo denunciarlo?

El 0800-222-1717 es la línea telefónica gratuita para denunciar este tipo de delitos a cualquier hora del día y desde cualquier lugar del país. Atienden profesionales especializados y se puede comunicar cualquier persona  por más que no sea familiar de la víctima. También se pueden hacer consultas o pedir asesoramiento a través del mail 08002221717@jus.gov.ar.