Pedro Bayá Casal, sacerdote del Hogar San Juan Pablo II

“Salimos a buscar a los chicos con problemas”

Bayá Casal
Padre Pedro Bayá Casal, Hogar de Cristo Juan Pablo II, Parroquia Virgen Inmaculada, barrio Ramón Carrillo, Villa 3, C.AB.A..

El Hogar en el barrio Ramón Carrillo es un centro de refugio para personas con problemas de adicciones. Un sacerdote junto a un equipo de profesionales cambia la vida de mucha gente que busca mejorar su camino.

El pasaje C y la calle Mariano Acosta  es el lugar elegido por el padre Bayá Casal desde el 2009 para llevar adelante su misión en Villa Soldati donde el premetro es testigo del cambio en la calidad de vida de jóvenes y adultos que sufren serias adicciones.

Allí viven 10 personas que reciben comida, abrigo y contención, y alrededor de 50 son los pacientes ambulatorios. Funciona en tándem con la parroquia Virgen Inmaculada y el Centro de Acceso a la Justicia en el mismo terreno donde también se está construyendo una escuela con fondos del Arzobispado de Buenos Aires.

El sitio nunca está vacío. Andan las personas, colgando y aceptando sus historias. Gloria cuenta que fue adicta al paco desde los 14 y que perdió contacto con 6 de sus 7 hijos; Carlos, que llegó al hogar por una probation y decidió quedarse porque encontró “a su” familia; y Rody, de 60 años, alcohólico y en tratamiento ambulatorio.

-¿Cómo empieza y cómo es la tarea del hogar?

Padre Pedro Bayá Casal, Hogar de Cristo Juan Pablo II, Parroquia Virgen Inmaculada, barrio Ramón Carrillo, Villa 3, C.AB.A..
Hogar de Cristo Juan Pablo II, Parroquia Virgen Inmaculada.

-El Hogar de Cristo empieza con un modelo ambulatorio desde el mediodía a las 18 horas.  En nuestra “casita amigable” los chicos hacen un proceso de rehabilitación luego de estar en la granja. Acá pueden venir a resocializarse en talleres de historia, teatro o deportes, y para poder vivir con otros y en comunidad.

-¿Cuánta gente colabora?

-Trabajamos con un equipo de profesionales que cobra su sueldo. Tenemos dos psicólogos, un operador terapéutico que es el alma del hogar, una trabajadora social, la cocinera y mamá del barrio, que le pone toda la garra y el corazón al día a día. También nos ayuda la Sedronar con un psiquiatra, un comunicador social, una trabajadora social, y dos enfermeros.

-¿Cómo previenen que los chicos consuman más? ¿los van a buscar o se acercan?

-Son las dos cosas. Hacemos salidas, comidas o vamos a las “ranchadas”. Es una dinámica del hogar salir a buscar a los chicos con problemas pero la difusión en el barrio es el boca a boca. La mejor propaganda son los mismos chicos y los cambios y las mejoras que tuvieron en su calidad de vida. Eso llama la atención. Alguno que está por empezar algo nuevo, los vé y son casos testigos de rehabilitación y de prevención. Por ejemplo: muchos chicos con el consumo pierden los dientes. Hay un muchacho que ahora se hizo los dientes nuevos y está muy orgulloso. En Pablo, el barrio vio su cambio: hablaba incoherencias, tenía el pelo sucio, y ahora es un señor.

Padre Pedro Bayá Casal, Hogar de Cristo Juan Pablo II, Parroquia Virgen Inmaculada, barrio Ramón Carrillo, Villa 3, C.AB.A..
Padre Pedro Bayá Casal, barrio Ramón Carrillo, Villa 3 (CABA).

-¿Pablo es un caso testigo de recuperación?

-No hablamos de la palabra recuperación como algo definitivo porque el que tiene  la enfermedad de la adicción está en la cuerda floja siempre. Por más años de logros y pasos hacia adelante, la enfermedad acecha y aparece en el momento menos pensado. No voy a fantasear que rescatamos definitivamente a la gente porque no es así. Cada adicto hace su camino, hacemos lo que podemos, los chicos y también nosotros. Eso es lo impresionante.

Dato Útil:

Para comunicarse o ayudar con el Hogar de Cristo con mantas, ropa de abrigos de chicos, o alimentos no perecederos llamar al (011) 5648-8710. hogardecristojp@gmail.com o a institutovirgeninmaculada@gmail.com