A 152 años de su nacimiento

Juan Bautista Justo, médico e incansable activista político

Médico brillante, escritor, periodista, político, y fundador del Partido Socialista argentino. Juan Bautista Justo, dedicó su vida a poner en prácitca sus convicciones siempre a favor de los más débiles.

Nació hace exactamente 152 años, en el barrio porteño de San Telmo un 28 de junio de 1865. Alentado por su madre, estudió en el Colegio Nacional de Buenos Aires en vez de dedicarse a la agricultura junto a su padre. Y al graduarse, eligió la medicina e ingresó a esa carrera de la Universidad de Buenos Aires en 1882.

Para sustentar sus estudios, el joven de gran inteligencia, se dedicó a escribir en el diario La Prensa, labor que lo encaminó hacia un futuro prometedor como intelectual y funcionario político.

Se recibió de médico con honores en 1888 al entregar una tesis sobre aneurismas,  la cual recibió la tutoría del reconocido doctor Ignacio Pirovano. Tras graduarse, viajó a Europa donde conoció de cerca al socialismo que practicaría luego en su país natal.

En su momento, por más acercamiento a las ideas políticas, el joven prometedor Juan B. Justo no abandonó la medicina sino que creció profesionalmente haciendo aportes de gran importancia. Trabajó como cirujano e investigador y fue de hecho premiado varias veces por la Facultad de Medicina. Entre sus logros, se le reconoce el innovador uso de la cocaína para anestesiar y la introducción en las prácticas antisépticas en operaciones quirúrgicas.

Luego, con tan solo 25 años, se desempeñó como jefe de sala del actual hospital Ramos Mejía y ejerció la docencia en la universidad.

Pero, al parecer, para al reconocido médico realizar aportes a la sociedad a través de la salud no fue suficiente y comenzó de a poco a tener presencia en la política a partir de sus ideas de defensa de la clase obrera.

Para hacerlas realidad, Juan B Justo creó en 1894 con otros intelectuales, un periódico socialista llamado La Vanguardia, que debió costear con la venta del vehículo que usaba para las visitas médicas y las medallas de oro entregadas como premio por la facultad. También fundó en 1905 el hogar Obrero, una  Cooperativa de consumo, crédito y vivienda que facilitó el desarrollo de la clase trabajadora.

“¿No era más humano ocuparse de evitar en lo posible tanto sufrimiento y tanta degradación? Y pronto encontré en el movimiento obrero el ambiente propicio a mis nuevas y fervientes aspiraciones”, le escribió en esa época a un amigo.

La expresión del socialismo argentino comenzó a tener base en La Vanguardia, lo que llevó en 1896 a la creación del Partido Socialista que Justo presidió por el resto de su vida y, a través del cual, se postuló a las elecciones legislativas de ese mismo año, dando inicio formal a su carrera política aunque no sería elegido sino hasta 1912.

Como diputado y senador, Justo participó activamente del debate sobre la reforma universitaria, presidió la comisión que investigaba los trusts, y fue el autor de gran cantidad de proyectos de ley que garantizaban derechos de los trabajadores y sobre la separación de la iglesia y el estado.

En medio de su ascenso y activismo político, escribió y publicó numerosos libros con sus ideas. Y, en el plano personal, enviudó de Mariana Chertkoff, madre se sus siete hijos, y volvió más tarde, en 1920, al matrimonio con la joven Alicia Moreau, también médica y socialista.

Tanto desde la medicina como desde sus artículos, discursos y exposiciones parlamentarias, Juan Bautista Justo mantuvo una coherencia en sus valores y principios.  Incluso en su última etapa de vida, en 1927  tan sólo un año antes de morir, inauguró lo que llamó la Casa del Pueblo: un espacio preparado especialmente para la educación de los obreros con aulas, salones y una gran biblioteca.